http://anaelorigenestelar.com/wp-content/uploads/2018/06/31959618_1871139132961402_4422315013356650496_n-600x600.jpg

El vacio, el Todo confluyen sin juicio. Avanzo libre desprovisto de algún circuito, viajo sin cifra de tiempo y espacio. No hay cabida para alguna forma, solo destellos. Siento nacer y de inmediato transmuto. Vuelvo a nacer y juego a permanecer en ese instante de vértigo, emoción cálida porque entiendo.

Elder Lavergne

Sobre mi Libro

Todos tenemos un Origen Estelar y somos almas que surcan el Universo cumpliendo nuestros propósitos. Anael, como otros seres profundamente espirituales antes de ella, debió sortear un complejo proceso transformador para adquirir la plena consciencia de quién era y de cuál era su misión en la Tierra que habitamos. Al describir ese proceso no solo pretendo también arrojar luz sobre el génesis del origen Estelar, sino también narrar una historia en la que muchos encontrarán una fuente de inspiración y entenderán que, definitivamente, nuestro verdadero hogar está en las estrellas.

Acércate

Junto a Anael, impartimos seminarios, conferencias y además consultorías privadas para aquel que en verdad siente este llamado interior a saber de él mismo, de su origen, de su camino.

Inspiraciones

En el silencio, en calma, escucho tu voz. Sonidos primordiales llenan el eco de cada elevación. La vida es eterna en la acción de la creación. Apuntas. El viento aparece ofreciendo una contundente ráfaga, dejando creado el instante del movimiento Reflejo de voluntad. Apuntas. Las ondas se acercan, llenas de líquido fresco, rebalsando de azul la cavidad finita. Fue el propósito, fue el impulso. Fue una jerarquía, fue uno de ellos. Apuntas. Los eones animaron la malla, como rutas estelares, fijaron la luz. El descenso fue inminente. Se formaron cuerpos y las conciencias los habitaron. Siento el sol en mi cara. La tierra caliente donde mi cuerpo posa. Observo el tiempo y escucho las voces. Imagino la encrucijada.